Para mejorar la vida de las pieles sensibles.

Un agua originada en La Roche-Posay

Napoleon
En el corazón de un pueblo yace un agua termal con propiedades beneficiosas para la piel.
La Roche-Posay es un pequeño pueblo que se encuentra en el centro de una región central de Francia llamada La Vienne. Su fama mundial se debe a su agua termal sica en Selenio, particularmente beneficiosa para la piel.

Un agua reconocida de manera oficial por el estado desde el Siglo XVII

Napoleon
Desde 1617, la reputación terapeútica del agua termal de La Roche-Posay era tal que Pierre Milon, el médico de Enrique IV y Luis XIII, fue hasta allí para dirigir los primeros análisis.
Napoleón, por entonces el General Bonaparte, en su regreso de Egipto al principios del Siglo XIX, construyó allí un hospital para tratar las enfermedades de piel de sus soldados.
En 1897, el lugar fue reconocido de manera oficialpor la Academia Francesa de Medicina.
En 1905 se abrió el primer Centro Termal.
En 1913, la Academia Francesa de Medicina declaró de manera oficial a La Roche-Posay como Ciudad Spa.

La leyenda del manantial

La leyenda dice que Bertrand Du Guesclin, un alto comandante del reinao de Carlos V, descubrió los manantiales de La Roche-Posay en su camino de vuelta a casa de las campañas españolas a finales del Siglo XIV. Paró en el manantial para saciar su sed. Su caballo, que padecía un eczema, se sumergió en el agua y salió de ella curado. Este es el comienzo de una bella historia de un agua que no se parece a ninguna otra...